Los alquileres han subido en Cantabria más que en cualquier otra comunidad desde la pandemia

Todavía están un 33% por debajo del precio que alcanzaron en 2007

En ninguna otra comunidad española han aumentado tanto los precios de los alquileres durante el último año como en Cantabria, un 6%, pero en ninguna otra siguen tan lejos de los máximos alcanzados a comienzo de siglo. Un informe del portal especializado Idealista indica que el precio medio que piden los propietarios se sitúa ahora en 8,5 euros por metro cuadrado, que sigue estando por debajo de la media nacional y a enorme distancia del máximo histórico que se alcanzó en 2007, cuando la misma vivienda costaba un 33,1% más que ahora.


La evolución del mercado de alquileres desde el comienzo de la pandemia presenta muchas sorpresas y una de ellas es que en las grandes capitales (Madrid y Barcelona) los precios han bajado, y de forma significativa, algo que a la vista de la tendencia histórica parecía poco menos que imposible. Pero esa mala evolución del último año no es un rasgo diferencial, porque ha sido la tendencia generalizada. En el país, los alquileres se han reducido más de un 8%, con pocas excepciones, y la más relevante es la de Cantabria, que marca la tendencia exactamente contraria.

Otra de las sorpresas es que evoluciona mejor el medio rural que el urbano y las pequeñas poblaciones que las grandes, quizá por la revalorización del campo y las ciudades medianas, donde muchas personas se han sentido más seguras durante la pandemia. Eso no debe conducir a conclusiones apresuradas, porque la diferencia de precios entre los dos ámbitos sigue siendo abismal, aunque es posible que los alquileres en las grandes ciudades estén tocando techo, tras alcanzar unas cotas que excluían a un gran porcentaje de la clientela potencial. Con salarios bajos y empleos precarios, muchas familias ni siquiera podían aspirar a una habitación.   

En Cantabria también se ha producido esa dualidad. Mientras que en la capital, Santander, los alquileres mensuales subieron un 2,2% en los últimos doce meses, en Camargo subían un 16% y en Torrelavega un 14,8%. En conjunto, los precios de la región han crecido entre septiembre de 2020 y septiembre de 2021 un 6%, según el informe elaborado por Idealista, que se basa en los precios que piden los anunciantes y los divide entre los metros cuadrados construidos, eliminando del cálculo los precios fuera de mercado.

Por debajo de la media

Santander sigue teniendo los alquileres más caros de la comunidad autónoma, con 8,6 euros/m2, pero cada vez es menor la diferencia con otras poblaciones, especialmente con Castro-Urdiales, quizá porque está en la órbita del mercado vasco (8,4 euros/m2). El resto de las poblaciones de la región aún queda lejos. A pesar de las subidas, una vivienda equivalente costaría a 6,1 euros/m2 en Piélagos y a 6,8 en Torrelavega.

Los precios de Cantabria están bastante por debajo de la media del país, a pesar de estas subidas y del descenso nacional. Ni siquiera Santander los alcanza y resulta muy sintomática la distancia con San Sebastián, una ciudad que hasta hace un par de décadas tenía unos precios parecidos. Hoy esta capital vasca es la más cara del país para alquilar una vivienda, con 14,9 euros/m2, seguida por Barcelona (14,8 euros/m2) y Madrid (14,7 euros/m2). En cuarto lugar se sitúa Bilbao (12,2 euros/m2). Es decir, que un santanderino tendría que pagar un 50% más de lo que paga para acceder a una vivienda idéntica a poco más de cien kilómetros en dirección a la frontera francesa.

Caídas interanuales

Aunque los precios de venta de las viviendas estuvieron durante mucho tiempo por encima de la media nacional, el alquiler nunca resultó una inversión igual de rentable en Cantabria que en otros lugares (el ratio entre precio de alquiler y el valor del inmueble) pero esa diferencia se ha acortado en el último año, en parte, por la subida que han registrado en nuestra comunidad y en otra parte por el pinchazo de las grandes ciudades. Hay que tener en cuenta que las mayores bajadas de este último año se concentran en las grandes capitales. En Madrid la caída interanual ha sido del 7,7%, en Barcelona del 7,3%, seguida de  Málaga (-4,7%) y Palma (-4,1%), precisamente aquellos lugares donde el mercado había sido más dinámico anteriormente.

Eso no quiere decir que la tendencia a acortar distancias se vaya a mantener. De hecho, en el último trimestre, en Madrid ya se aprecia una subida del 1,5%, lo que da idea de que el mercado del alquiler en España no tiene la intención de mantenerse a la baja mucho tiempo.

El fuerte alza de los alquileres cántabros en los últimos meses debería mantenerse durante un largo periodo para volver a situarse por encima de la media nacional, porque los precios de la región han quedado muy atrasados desde la crisis de 2008. El máximo histórico se marcó en agosto de 2007, cuando los propietarios cántabros pedían 12,7 euros por metro cuadrado para los alquileres, un 33,1% más alta que ahora, una pérdida de valor que no se da en ninguna otra comunidad de España.

En estos catorce años, el resto de las regiones han recuperado gran parte del terreno perdido (aún falta un 8,1%) y solo Asturias (-29,9%) y Galicia (-17,9%) siguen también lejos de aquel punto de partida.

¿Qué circunstancias se dan en Cantabria para que aún a día de hoy los alquileres hayan perdido un tercio de su valor (bastante más si se tiene en cuenta la inflación? No es fácil atribuirlo a una sola causa, pero es evidente que en aquel momento, los alquileres se habían puesto muy caros para el poder adquisitivo de una familia de la comunidad, al situarse por encima, incluso, de los que se pedían en el País Vasco. Hoy son un 40% más baratos que los de nuestros vecinos, a pesar de que la oferta regional de vivienda en alquiler es escasa y la diferencia salarial no es tan abultada.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar