Fernando Salazar, presidente de CESCE: ‘La recuperación real de las empresas va a depender de cómo gestionen sus riesgos’

Muy pocas empresas cobran al contado y ese riesgo de impago puede ser bajo, en situaciones normales, o muy alto, en épocas de incertidumbre. La compañía semipública de seguros de crédito CESCE, que se encarga de evitarlos, se prepara para un repunte en el momento en que desaparezca el paraguas de ayudas y moratorias. Su presidente ejecutivo, Fernando Salazar, es realista, reconoce que no todas las empresas aprendieron con la crisis de 2008 y puede producirse una importante alza de impagados, algo que sus pólizas tratan de evitar: “No son un gasto, son una inversión”, enfatiza.


Las facilidades para conseguir financiación pública durante la pandemia y las prórrogas para devolverla han conseguido que los índices de morosidad no se disparen hasta ahora, pero ese paraguas no va a poder ser utilizado indefinidamente. ¿Usted cree que podemos enfrentarnos a un rápido incremento de la morosidad antes de la completa recuperación de la economía?

Fernando Salazar. La financiación con aval público (fundamentalmente, las líneas de ICO y también las de CESCE) y otras medidas, como los ERTEs, han facilitado a las empresas la liquidez que necesitaban, evitando la desaparición de decenas de miles de negocios que, de otro modo, habrían tenido serias dificultades para afrontar la crisis derivada de esta pandemia. A la vez, evitaron la aparición de impagos en cadena, reduciendo la morosidad comercial. En la actualidad, constatamos un fuerte incremento de las ventas, fundamentalmente, en las empresas exportadoras pero no hay que confiarse, ya que aún queda mucha incertidumbre y existen muchas dudas sobre la salud financiera real de los clientes de las empresas.

Dado que las bajas tasas de morosidad actuales están muy relacionadas con el efecto positivo de las ayudas oficiales, es previsible que la siniestralidad se incremente cuando se retiren esas ayudas y moratorias. Por ello, a pesar de las buenas perspectivas económicas actuales, sigue siendo necesario que las empresas aseguren adecuadamente sus ventas frente al riesgo de impago, en especial, las pymes, al ser mucho más frágiles financieramente.

‘Es previsible que la siniestralidad se incremente cuando se retiren las ayudas y moratorias oficiales’

Algunas compañías privadas que competían con ustedes ofreciendo cobertura de riesgos han abandonado esta actividad. ¿Es un síntoma de lo que puede venir?

Fernando Salazar. No han abandonado la actividad, aunque sí se retrajeron, en especial, en los momentos más duros. El miedo a la nueva situación, totalmente inédita y a la repetición de lo sucedido en la crisis del 2008, cuando la morosidad fue elevadísima, hizo que algunas compañías optasen por recortar fuertemente su política de cobertura de riesgos.

CESCE es una compañía de capital público y privado, con un mandato de apoyo a la economía nacional. Obviamente, tuvimos que hacer algunos ajustes pero mantuvimos nuestra presencia y apoyo a las empresas españolas. Además, firmamos un acuerdo extraordinario de reaseguro con el Consorcio de Compensación de Seguros para cubrir, por cuenta del Estado, situaciones donde el seguro privado no llegaba.

Es decir, que son una especie de compañía refugio en tiempos de crisis…

Fernando Salazar. Somos eso y mucho más. Ofrecemos a nuestros clientes todo un abanico de soluciones para su riesgo comercial. Tenemos 50 años de experiencia y un conocimiento del mercado y un expertise únicos. Esto nos permite prestar a las empresas los apoyos necesarios, de forma flexible, para que operen en los mercados nacionales e internacionales con las espaldas cubiertas.

La mayoría de las empresas venden a crédito; muy pocas cobran al contado. ¿Están preparadas para afrontar un escenario con más impagados? ¿No quedaron suficientemente vacunadas con la mala experiencia de la crisis anterior?

Fernando Salazar. Vender a crédito es lo más habitual, tanto en el comercio exterior como en el mercado nacional. Esto conlleva un riesgo, que los clientes no paguen o que lo hagan con mucho retraso.

Muchas empresas están perfectamente preparadas para gestionar estos compromisos de pago aplazado, pero otras, desgraciadamente, no están preparadas para los contratiempos, porque desconocen que, para afrontar con éxito un escenario de impago deben identificar primero las amenazas, analizarlas, evaluarlas y establecer las estrategias para abordarlas con el menor coste posible. Para eso conviene acudir a los expertos.

Lo que es aún peor es que, conociendo estos sistemas, haya empresas que optan por ahorrarse los costes de la cobertura de estos riesgos, que son bastante bajos, por cierto. Es un error, y parece mentira que no se haya aprendido de situaciones anteriores.

El escenario de incremento de impagos es muy probable y será mayor o menor según el ritmo de retirada de los apoyos públicos y según la fortaleza de la recuperación. Veremos, al final, qué factor tiene más fuerza pero lo que es obvio es que la baja morosidad actual tiene mucho de artificial por el efecto de las ayudas públicas e irá creciendo paulatinamente a niveles más normales (es decir, elevados). Por tanto, hay que ser precavidos ya que la recuperación real de las empresas va a depender, en buena parte, de cómo gestionen sus riesgos.

‘Un seguro de crédito es una inversión que puede marcar la diferencia entre un negocio sano y otro con fuertes tensiones de tesorería’

Muchas empresas desconocen la utilidad de un seguro de crédito o piensan que están dirigidos a compañías de gran tamaño o exportadoras. 

Fernando Salazar. Tienen que saber que el seguro de crédito tiene una clara utilidad. De hecho, para muchas empresas supone la diferencia entre sobrevivir o desaparecer. Es la garantía para que puedan cobrar sus ventas, puedan impulsar su actividad comercial y puedan acceder, por ejemplo, a la financiación de facturas, que afecta sobre todo a las pymes y muchas de ellas, tras conocer el seguro de crédito, acaban convenciéndose de su utilidad real.

Es cierto que en sus orígenes estaba muy relacionado con las grandes empresas y, en particular, con sus actividades en mercados emergentes, pero ya no es así. Ahora están adaptados a todo tipo de empresas y operan tanto en el mercado doméstico como en el internacional.

El presidente de CESCE anuncia el encargo que el Gobierno le ha hecho a la empresa para gestionar contratos de cobertura que permitan trabajar con precios fijos a las industrias electrointensivas.

También temen que un seguro de crédito sea caro y complejo. ¿Es así?

Fernando Salazar. Reconozco que el seguro de crédito puede resultar algo complejo hasta que se domina su operativa. Precisamente, para combatir esta complejidad, hace un par de años lanzamos la póliza CESCE Fácil. Es una modalidad de muy sencilla contratación, sin papeleo, al ser íntegramente online, y apenas tiene trámites de gestión posterior.

Con lo que no estoy nada de acuerdo es con la idea de que es un seguro caro. Este es un mercado muy competitivo y los precios del seguro están muy ajustados. Además, no debe interpretarse como un gasto sino como una inversión: este seguro facilita la realización de negocios con nuevos clientes, ofrece la posibilidad de tener monitorizados a los nuevos y a los antiguos (que también impagan) y de tener protegido su riesgo de impago.

Un seguro de crédito es, por tanto, una inversión rentable que puede marcar la diferencia entre un negocio sano y con crecimiento, y otro estancado y con fuertes tensiones de tesorería.

¿CESCE ofrece avales para participar en concursos internacionales de obras o de servicios que los exigen?

Fernando Salazar. Casi todos los proyectos industriales, energéticos o de infraestructuras, por poner tres ejemplos, requieren de avales para su licitación, contratación, ejecución o garantía posterior.  Los avales son imprescindibles para operar y, a veces, la situación financiera de la empresa no permite obtenerlos en el volumen necesario. Por ello, muchas empresas se quedarían fuera de estos proyectos sin el apoyo de CESCE. Nosotros les proporcionamos coberturas para sus avales internacionales por cuenta del Estado, normalmente, compartiendo el riesgo con los bancos emisores.

Ustedes son una compañía semipública con unas características muy especiales, ya que el Estado es mayoritario en el capital pero también participan en él entidades financieras que compiten entre sí. ¿Eso quiere decir que CESCE está pensada como una facilitadora más que como un negocio?

Fernando Salazar. CESCE es una empresa público-privada de mayoría estatal (50,25%) pero también cuenta entre su accionariado con bancos como Santander (23,88%) y BBVA (16,3%), además de otras entidades bancarias y aseguradoras.

CESCE cubrirá contratos de compraventa de electricidad de los grandes consumidores industriales

Su función es la de garante de la actividad de las empresas españolas, asegurando los riesgos derivados de sus operaciones, de modo que, efectivamente, podemos decir que es un “facilitador” de la actividad comercial, tanto en el mercado doméstico como en el mercado de la exportación.

Pero CESCE también ofrece buenos resultados a sus accionistas. En ese sentido, debemos destacar tres aspectos positivos: el seguro emitido por cuenta del Estado lleva ya 25 años seguidos anotando un saldo positivo para las arcas del Estado; el área de negocio por cuenta propia ha superado los 11.000 clientes; y somos los propietarios de INFORMA D&B, el gran proveedor de información empresarial en España, Portugal y Colombia. En su conjunto, CESCE registra ya 12 años consecutivos de beneficios, así que facilitamos la actividad de las empresas y somos una empresa rentable para sus accionistas y para el conjunto del país.

¿Se puede innovar en el seguro de crédito?

Fernando Salazar. En el seguro de crédito gestionado por CESCE, sí. Hay bastantes novedades. Una de las más importantes es nuestra aplicación CESCE Api Market, con la que nuestros clientes pueden probar todos nuestros productos, e integrarlos en sus sistemas informáticos y entornos de gestión financiera. Es una herramienta realmente útil, que va a facilitar mucho el trabajo de los departamentos financieros de las empresas.

A principios del verano, además, lanzamos nuestra Póliza Emprende, destinada a impulsar a los negocios de nueva creación. Va dirigida a empresas constituidas en los últimos 18 meses y con menos de 300.000 euros de facturación. Ofrece, por ejemplo, descuentos del 30% en las tarifas de gastos de análisis de clientes y en la cobertura sobre ventas a deudores. Es una apuesta de CESCE por las nuevas empresas, y proporciona acceso a una plataforma 100% online con servicios como el Risk Management, la clasificación gratuita de clientes durante 3 meses, servicio de recobro y acceso a la financiación con un solo clic, para mejorar la liquidez empresarial.

En breve, también sacaremos al mercado unas Pólizas Verdes de exportación e inversión en el exterior por cuenta del Estado, dirigidas a empresas y sectores con certificación de sostenibilidad, y estamos ultimando el encargo del Gobierno para que CESCE preste cobertura a los contratos de compra-venta de electricidad de los consumidores industriales calificados como electrointensivos. Esta medida está orientada a evitar la pérdida de competitividad de la industria española y la deslocalización industrial, y designa a CESCE como agente gestor y al Consorcio de Compensación de Seguros como administrador del Fondo dedicado a estas coberturas. El objetivo es fomentar contratos de suministro de electricidad a medio y largo plazo entre los generadores de energías renovables y los consumidores electrointensivos, para facilitar a los productores la financiación de sus proyectos y garantizarles precios fijos a los consumidores electrointensivos.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar