La parálisis de las administraciones hunde la obra pública

Apenas se han licitado 57 millones de euros entre enero y julio

La vivienda nueva parecía despertar en 2017 y 2018, después de una década dramática, pero ha sido un rebote sin fuerza. El sector se había quedado sin promotores, sin personal especializado, sin suelo disponible, sin financiación bancaria y sin maquinaria. Salir adelante en estas condiciones supone un esfuerzo hercúleo que casi nadie está en condiciones de realizar. En el ámbito público la situación es aún peor. Entre enero y julio, la licitación ha sido escasísima en Cantabria, apenas 57 millones de euros.


La construcción ha estado en la UVI durante muchos años, como consecuencia de una tormenta perfecta en la que se hundió tanto la iniciativa pública como la privada. Los compradores de viviendas desaparecieron y las administraciones dejaron de lado la obra pública, porque su endeudamiento limitaba extraordinariamente sus posibilidades de inversión.

Con la recuperación económica cabía esperar que volviesen las grúas a los solares y las máquinas a las carreteras, pero la maquinaria de obra pública ahora está en el norte de África, donde fue revendida a bajo precio cuando se quedó sin uso en España, y los solares están retenidos por los bancos o la Sareb, que esperan tiempos mejores. Por no haber, no hay ni albañiles con experiencia.

En Cantabria la construcción privada ha quedado reducida a algunas promociones de vivienda acometidas en régimen de cooperativa por quienes van a ser sus propietarios o por las sociedades públicas de vivienda, y a obras públicas muy puntuales de los ayuntamientos.

En el primer trimestre del año únicamente se han visado los expedientes de 191 viviendas nuevas, frente a las 269 del mismo periodo del año anterior, lo que invita a suponer que este ejercicio se volverá a bajar de 1.000 viviendas nuevas, una cifra que está a años luz de las 16.588 que se tramitaron en 2006 e incluso por debajo de las acometidas en años de crisis profunda, como 2010 o 2011.


Pefersa cumple 30 años

Antonio Pérez, director de Pefersa. Abajo, las instalaciones y la plantilla.

En 1989, los hermanos José Vidal y Antonio Pérez fundaban en Cartes la empresa Pefersa, que ahora celebra su 30 aniversario. Desde entonces ha crecido de forma sostenida con la fabricación, tratamiento y decoración en piedra en el norte de España.

Especializados en cocinas, interiorismo, construcción y arte funerario, la compañía ya tiene 40 empleados y se ha adaptado a las necesidades de los clientes, lo que le ha convertido en líder en un sector muy competitivo en el norte del país.

Con respecto al futuro, el director general de Pefersa, Antonio Pérez, apunta hacia “una política de expansión y crecimiento cautelosa y sostenida, como la que nos ha ayudado a atravesar la crisis económica sin sobresaltos y llegar hasta aquí”.

El objetivo es consolidar su posición en aquellas zonas en la que ya está asentado, mientras continúa su expansión en áreas como San Sebastián u Oviedo, y explora otras, como Burgos.

Pefersa mantiene su sede en Cartes, donde tiene más de 3.000 metros cuadrados dedicados a la producción, almacenamiento y exposición de material, tanto para profesionales, como para particulares.


La situación del sector sería un poco más llevadera si al menos repuntase la obra pública, pero la actividad del Estado y del Gobierno regional en este terreno sigue estando bajo mínimos.

La ausencia de un presupuesto del ejercicio provocó que el pasado año la licitación del Estado en Cantabria se quedase en 42,9 millones de euros, cinco veces menos de lo que licitó el año anterior, y aunque el empuje de los ayuntamientos en un año preelectoral sirvió para evitar la catástrofe, el volumen total de obra licitada fue de 183 millones de euros, la mitad que el de 2018.

El Estado sigue sin tener presupuesto y en los ayuntamientos, una vez finalizaron las obras que estaban preparadas para ser inauguradas antes de las elecciones, la actividad se ha paralizado. Lo mismo ha ocurrido  en el Gobierno regional. En los siete primeros meses del año, entre unos y otros únicamente han licitado obras por valor de 35 millones de euros. Si a estos se suman los 22 contratados por el Estado, entre todas las administraciones públicas apenas han sumado 57 millones, lo que en 2006 se gastaba en dos semanas.

08

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar