A fondo

El sector seguros aún puede crecer en Cantabria

Los cántabros contratan menos seguros que la media española, excepto en materia de vivienda

El beneficio de los seguros para la economía es doble. Por una parte, las prestaciones pagadas evitan que un gran número de proyectos personales, económicos y colectivos se vayan al traste. Por otro, los aseguradoras utilizan las cuotas que cobran a sus clientes en una política de inversión prudente y a largo plazo, y se convierten en un proveedor de financiación pública estable. Solo uno de cada 25 hogares en España no cuenta con ningún seguro.


La actividad aseguradora en fundamental para dar previsibilidad económica a una sociedad. En España, el sector asegurador supone algo más del 5% del PIB, si se analiza desde el punto de vista de su recaudación anual, pero su relevancia es mayor de lo que indica ese porcentaje si se tiene en cuenta que ese dinero las aseguradoras lo suelen invertir en deuda pública o las prestaciones que atienden.

Según el último estudio publicado por la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa), correspondiente a 2017, Cantabria solo está por encima de la media española en la contratación de los seguros de vivienda, con un 80,8% de penetración frente al 73,6% de media nacional.

Se sitúa por debajo en el resto de seguros –automóvil,  salud, decesos…–, pero donde la diferencia es más acentuada es en los seguros de asistencia en viaje (solo los contrata un 4,6% de los habitantes de la región frente a un 12,4% de media nacional) y en los de responsabilidad civil, en los que el porcentaje apenas llega a la mitad que en el resto de España (un 4% frente al 8,7%).

El presidente de la Asociación de Corredores de Seguros de Cantabria, Néstor Díaz, considera que esta desigualdad en la contratación de determinados seguros puede venir dada por la renta media de los cántabros.

El hecho de que sea siete puntos superior en el caso de la vivienda lo justifica por la climatología del norte de España, que hace que este seguro sea más demandado en Cantabria, Asturias y el País Vasco que en otras comunidades. “La cultura de contratar seguros no está tan asimilada en España como en el resto de Europa, pero el de la casa se contrata en mayor medida por los gastos que puedan ocasionar las reparaciones”, explica.

De cada cien euros que gastan las familias españolas, 4,5 los emplean en la contratación de pólizas de seguro, siendo las más habituales las de vivienda y automóvil, aunque la realidad es muy diversa según los lugares. Incluso da lugar a algunas paradojas. Es especialmente llamativo que, situándose Cantabria muy por debajo de la media en coberturas contratadas, los hogares de la región empleen en seguros uno de los porcentajes de su presupuesto más altos del país (el 4,7%), solo por detrás de los madrileños (5%), gallegos (4,9%) y baleares (4,8%).

Coches y viviendas, protegidos

En España, casi tres de cada cuatro familias aseguran la vivienda en la que viven (en Cantabria algo más). Muchos de esos seguros derivan de la firma de una hipoteca para esa misma vivienda, ya que es una condición inexcusable de las entidades de crédito para concederla. Reclaman, al menos, un seguro contra incendios, cuyo valor asegurado coincida con el de tasación de la vivienda.

Según la nueva ley hipotecaria, que entrará en vigor en junio, los bancos no podrán obligar a los clientes a contratar productos vinculados a su entidad al suscribir una hipoteca, entre los que se encuentran las pólizas de seguros. Sin embargo, suelen dar incentivos para que el cliente lo haga. Lo más habitual es ofrecer un descuento en el interés de la hipoteca.

El seguro de coche está aún más generalizado que el de la vivienda, ya que lo tienen cuatro de cada cinco familias en España. Algo lógico, si se tiene en cuenta la obligatoriedad de aseguramiento del automóvil y la alta tasa de motorización de la sociedad española. A pesar de ello, se pueden apreciar diferencias sustanciales entre los territorios.


Cantabria es la comunidad con más fraude

La picaresca española no tiene límites. El sector de los seguros puede dar buena cuenta de ello ya que el número de siniestros fraudulentos detectados en España aumentó un 12,5% en 2018 respecto al ejercicio anterior, sobrepasando los 12.500 casos. Y de entre todas las comunidades autónomas, Cantabria destaca por ser la que registra la mayor tasa de fraude en el seguro, un 3%.

Estos datos, extraídos del informe elaborado por la aseguradora Axa, indican que los seguros de coches continúan concentrando el mayor porcentaje de fraude, casi la mitad de todos los que sufre el sector, si bien las medidas de control puestas en práctica por las compañías han provocado una nueva disminución en el último año.

En contraposición a esta evolución a la baja, los fraudes en los seguros multirriesgo –comercio, hogar y oficinas– han aumentado hasta el 40%, según las aseguradoras, que lo achacan a las reclamaciones falsas de los hogares.

Axa ha incluido por primera vez una visión por género en sus análisis, de la que se desprende que más del 75% del fraude automovilístico lo cometen los hombres.

En los seguros de hogar, el 60% de los siniestros fraudulentos fueron cometidos por varones, un porcentaje que llega al 73% cuando se incluyen daños preexistentes al siniestro.

La aseguradora sostiene que en muchos de los fraudes investigados los daños reclamados han sido planificados con antelación (fraude premeditado). Solo el 37% de estos casos son perpetrados por mujeres.

Una de las últimas prácticas de fraude detectadas está originada por empresas que activan su cobertura de responsabilidad civil de manera maliciosa. El defraudador es una asesoría o gestoría que, en connivencia con su propio cliente, planea una estrategia destinada a que este último evada impuestos.

Se trata de un fraude muy similar al cometido con las pólizas que cubren la responsabilidad civil de los profesionales. En este caso, el cliente de la gestoría despide a un trabajador de manera improcedente calculando una indemnización a la baja a sabiendas, para ser resarcido posteriormente.


Viajes asegurados

Néstor Díaz, presidente de la Asociación de Corredores de Seguros de Cantabria. FOTO: RAMIRO SILVESTRE

En lo que queda mucho camino por recorrer es en los seguros de viajes, bastante menos implantados que en otros países. En el extranjero, los gastos de hospitalización y tratamiento médico suelen ser asumidos por el paciente y pueden llegar a ser muy elevados, lo que hace muy recomendable la contratación de un seguro de viaje.

Quizá por tener una sanidad pública universal y en la creencia de que ese sistema es el habitual en el resto del mundo, los españoles siempre han sido poco previsores al viajar y no suelen contratar este tipo de seguros, si bien es cierto que en los últimos tiempos han experimentado un leve repunte. Y, de todos los españoles, los cántabros son los que menos lo utilizan.

Néstor Díaz está convencido de que la contratación va a aumentar con rapidez, hasta alinearse con la de otros países. Por lo general se suscriben en las agencias de viaje, pero ese mercado se está abriendo y su correduría (Díaz Tresgallo) se ha especializado en un seguro destinado a los surfistas que viajan buscando las olas de otros países, algo muy común en la región.

“Es necesario y está teniendo mucho éxito”, afirma Díaz. Esta póliza también les da cobertura para otras actividades, como el esnórquel o trekking, que no están cubiertas por los seguros habituales.


‘La especialización es imprescindible en este sector’

Iván Ramos, Enrique Campos, Gema de Palacios y Asunción Salces forman en el equipo de Seguros Campos de Palacios.

Enrique Campos y Gema de Palacios, de la correduría Campos de Palacios, destacan la importancia que tiene contar con personal especializado en las diversas materias y campos del seguro. Destacan también la necesidad de una formación continuada para poder ofrecer las mejores propuestas a los clientes.

En su opinión, los departamentos de previsión social complementaria deben estudiar los casos de manera individual para ofrecer la mejor opción de ahorro, con el objetivo de que el cliente pueda mantener su nivel de vida ante cualquier contingencia que pueden sufrir, especialmente tras la jubilación.

En ese sentido, hacen hincapié en la importancia de que los cántabros se conciencien de la conveniencia de constituir un ahorro periódico, ya que “por pequeña que sea la cantidad, cuanto antes se contrate, más fácil resultará alcanzar un objetivo”.


Los agroseguros notan el cambio climático

Los agroseguros, tal y como los conocemos actualmente en España, cumplirán 40 años el próximo septiembre. El reglamento que desarrolla los Seguros Agrarios Combinados se publicó en 1979 y supuso un paso muy importante, ya que estableció el sistema vigente, basado en un consenso entre la Administración Pública y el sector asegurador privado.

El pasado mes de abril, el presidente de Agroseguro, Ignacio Machetti, y el consejero de Medio Rural, Miguel Oria, firmaron un nuevo convenio de colaboración para extender los seguros agrarios en Cantabria, que tiene una vigencia de cuatro años y sustituye al firmado en 2008.


Planificación del patrimonio personal

Manuel Mora en las oficinas de su correduría. FOTO: MARÍA CASUSO.

La planificación, gestión y protección del patrimonio personal requiere una gran precisión en el análisis de datos. La asesoría, gestoría y correduría de seguros Manuel Mora está utilizando una herramienta informática, única en el mercado, denominada WinP3, que permite estudiar el caso individualizado de cada uno de sus clientes y realizar un completo asesoramiento en materia de planificación y protección personal. También buscará cuál es la mejor forma de ahorrar o invertir con un fin determinado y calcular el importe a percibir por jubilación, viudedad, incapacidad u otras contingencias.

Además facilita información de cómo contrarrestar esa desprotección, y con qué productos, analizando incluso la implicación fiscal, en función de la normativa de cada comunidad autónoma.

Con este apoyo técnico, Mora realiza sus recomendaciones atendiendo a las necesidades y posibilidades del cliente y priorizando la protección, liquidez, fiscalidad y rentabilidad de los productos.


En Cantabria, la contratación de estos seguros es muy estable pero dista de ser universal. Las garantías de retirada y destrucción de animales muertos en la explotación han llegado a más del 86% de los establos, pero solo el 60% están asegurados frente a los accidentes y enfermedades del ganado, lo que puede provocar muchas situaciones traumáticas, y, de hecho, las provoca.

En 2018 se alcanzó un capital asegurado de cerca de 201 millones de euros, producto de la suscripción de 12.270 pólizas de seguro, que daban cobertura a más de 577.000 animales.

Los seguros agrarios aportan una cobertura técnica y financiera para que los ganaderos puedan hacer frente a los riesgos no controlables pero empiezan a surgir nuevos problemas, como los cambios en la climatología, que al provocar grandes pérdidas en cosechas y producciones están haciendo peligrar el sistema actuarial en el que se basan los seguros agrarios, como muestra el último informe anual de Agroseguro.


Los seguros de coche son más caros en Cantabria

Un cántabro paga al año 705,9 euros de prima anual media por el seguro de su coche, muy por encima de la media nacional. Cantabria es la tercera provincia donde el seguro a terceros es más caro, con una prima media de 398,9 euros, muy por encima de la nacional, que se sitúa en 316,4 euros. Solamente hay dos provincias donde es más caro: Pontevedra (471,8 euros) y Murcia (416,7 euros). También se paga más en la modalidad de todo riesgo, 1.324 euros de promedio, un 18% por encima del nacional. De nuevo solo hay dos provincias donde es más caro: Pontevedra (1.427 euros) y Sevilla (1.348 euros). Los datos se desprenden del estudio realizado por el comparador online Rastreator.com, que ha analizado las diferencias en el precio del seguro de coche en función del lugar en el que se contrata. Esto se debe a diversos factores, además de los rasgos del propio conductor –siniestralidad, edad…– o del vehículo en sí. Cada región presenta un perfil de riesgo diferente marcado por la tasa de siniestralidad de la provincia, el tamaño del parque automovilístico o el número de robos de vehículos que se produzcan en el territorio.


Los datos alertan de que los seguros agrarios combinados perdieron 21,3 millones de euros en 2018 y acumulan dos ejercicios consecutivos en negativo, lo que, de repetirse durante más ejercicios, puede comprometer la sostenibilidad del modelo. Por ello, el presidente de Agroseguro, Ignacio Machetti, defiende la necesidad de aplicar ajustes para poder mantener el actual sistema.

En 2018 el importe pagado por los siniestros agroganaderos ascendió a 755 millones de euros, un 2,3% más que un año antes. De los 1,69 millones de siniestros declarados, 1,45 millones fueron por retirada y destrucción de animales muertos en la explotación, 130.851 por pérdidas agrícolas y 109.835 por otras pérdidas en el ganado.

Los mayores incremento de la siniestralidad se produjeron en las plantaciones de frutales (donde aumentó un 220%, debido al efecto del pedrisco), y en las producciones hortícolas (un 135% más).


Seguros frente a los ataques informáticos a las empresas

Contar con un ciberseguro puede ahorrar grandes pérdidas económicas

La digitalización ha multiplicado la exposición a las ciberamenazas y la pérdida de información debido a un ataque se ha convertido en una preocupación para empresas de todos los tamaños y sectores. Ante este escenario, el sector asegurador ha empezado a desarrollar productos destinados cubrir este tipo de riesgos.

El cibercrimen supone el 0,8% del PIB mundial, según datos del Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad), y España es el tercer país que recibe más ataques del mundo, con una media de 4.000 diarios –solo por detrás de EE UU y Gran Bretaña–. Se trata de un perjuicio grave para las empresas, tanto en términos económicos como reputacionales y, por ese motivo, ha dado lugar a la aparición de todo tipo de coberturas para ciberriesgos.

Aunque la mejor forma de defenderse ante ciberataques es prevenirlos convenientemente, las medidas de seguridad no siempre resultan suficientes para impedir una fuga de datos o una brecha en los sistemas informáticos, lo que puede ocasionar pérdidas económicas devastadoras.

Si hace algún tiempo los ciberataques eran una preocupación exclusiva de las grandes compañías, ahora no se salva nadie. De hecho, el 70% de ellos ha tenido como destinatario una pyme, según un informe elaborado por la Universidad de Valencia. Esto se debe a que las pequeñas y medianas empresas son más vulnerables, al carecer de planes de contingencia o respuesta a incidentes cibernéticos, por dejadez, por considerarlos innecesarios o por su alto coste.

Ante este panorama, cualquier empresa, sea del tamaño que sea, debe plantearse contar con una póliza de ciberseguro, para cubrir las posibles pérdidas y ayudar a la recuperación de los datos y el negocio cuanto antes.

José Santos, gerente de la correduría Secan, advierte de que los ciberriesgos son muy variados, ya que pueden causar daños materiales en los equipos, daños intangibles (por ejemplo, en los sitios web, datos o nombres de dominio…) y daños a terceros, lo que puede derivar en responsabilidad civil o, incluso, penal.

La oferta de coberturas para estos casos cada vez es más amplia, ya que las empresas se van concienciando sobre la necesidad de estos seguros. Destaca entre ellos MGS Ciberseguridad, un producto dirigido especialmente a la protección de pymes y de despachos profesionales.

Cualquier empresa con un máximo de 20 ordenadores o 250 empleados y una facturación que no supere los 10 millones de euros puede contratar este producto, entre cuyas características destaca la monitorización remota permanente de sus ordenadores.

A pesar de los riesgos informáticos y a pesar de que hay una correlación estadística entre las empresas que invierten en controlarlos y sus resultados económicos, solamente el 24% de las compañías españolas pueden considerarse razonablemente preparadas frente a ciberataques, por lo que todavía queda mucho por recorrer hasta la completa concienciación en esta materia.


María Quintana

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar