Cantabria económica
Inicio ::: Suscripciones ::: Publicidad ::: Ediciones del Norte ::: Contactar






Artículos
Editorial
La nueva oposición

Fomento pretende llenar de carteles de obra la región el año que viene
De la Serna ha ordenado apurar los plazos previstos en varios proyectos y maneja actuaciones que costarán 500 millones de euros

Una nueva vuelta de tuerca en el comercio
El ‘low cost’ pretende ganarle cuota a los hiper

La cultura vende menos que la playa
La inmensa mayoría de los visitantes extranjeros no muestra interés alguno por las regiones monumentales

Cantabria celebra La Noche de las Telecomunicaciones
Unos 500 ingenieros del sector trabajan en la región

‘Minimizamos el impacto que tiene para los transportistas la Administración digital’
LUIS LANNEFRANQUE, gerente de Gesa Grupo:

Las conserveras de anchoa buscan más valor añadido
Ana María, la ganadora de las últimas Ferias de la Anchoa amplía su gama con el verdel

La logística se convierte en el gran objetivo en la oferta de suelo industrial
Los futuros polígonos de La Pasiega y de Las Excavadas son la mayor apuesta de SICAN

‘Cuando crees en ti mismo llegas a tu mejor versión’
ANA GONZÁLEZ MEDIALDEA, coach y terapeuta:

Funcantabria: El negocio funerario ya no es lo que era
La empresa ha conseguido una personalidad propia con los actos que organiza, convertidos en un canto a la vida

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 (11...20)

Siguiente
Editorial
Fecha: 08/06/2017

Ahora nos enteramos

La catarata de escándalos políticos que se nos viene encima cada mañana invitan a suponer que Policía, fiscales y jueces han caído de un guindo: en algunos partidos políticos españoles hay mucha corrupción, sobre todo, en los que tocan poder. El resto quizá no ha tenido la oportunidad. Lo increíble es que hayan tardado tres décadas en percibir lo que todo el mundo sabía (incluidos los votantes de esos partidos) y ahora pensamos que vivimos en el país más corrupto de la tierra, por el mero hecho de que todos los casos históricos afloran a la vez.
Cuando en las campañas electorales de Cantabria aún se pagaban con pesetas y la Junta Electoral autorizaba un gasto máximo de poco más de 20 millones, había partidos de la región que se gastaban más de 400 (a mí me lo han confesado) veinte veces más de lo legal, que, como es obvio, ni procedían de las cuotas de los militantes ni se reflejaban en las facturas que entregaban en la Junta, donde se aceptaban estos justificantes ridículos con una complacencia infantil. Hubiese bastado contratar a uno o varios técnicos publicitarios y de eventos para calcular lo que costaban las espectaculares campañas de Hormaechea para volver al futuro, los diez meses que el PP tuvo contratadas la mitad de las vallas de la región en 2010 y 2011 para presentar a Ignacio Diego, entonces un desconocido, o la no mucho menos modestas penúltimas campañas del PRC. Por falta de medios –o de ganas– se aceptó (aceptamos) que todo aquello, más la organización de los eventos, la publicidad en prensa y el merchandising se podía sufragar con la modestísima cifra autorizada para las campañas.

De aquellos autoengaños proceden muchos de estos lodos. Los partidos tenían recaudadores que acudían a las empresas a pedir financiación. En muchos casos eran personajes de segundo o tercer nivel que se prestaban a este trabajo a cambio de quedarse una comisión. Como llegaban con sacos de billetes, era difícil que nadie les pusiese pegas, porque todos ganaban: el partido, el intermediario tan colaborativo y la propia empresa que pagaba, puesto que esperaba recuperar con creces su aportación a través de futuros contratos públicos. Con esta lógica, los partidos perdedores no entrarían nunca en el reparto, pero algunos empresarios eran tan amplios de miras que no dudaban en repartir los huevos en varias cestas, a sabiendas de que tampoco viene mal tener amigos en todas partes, especialmente si controlan algunos ayuntamientos, juntas locales o lo que sea.

Pero hubo políticos tan osados que decidieron ejercer por sí mismos como recaudadores. Bien porque de esa manera se quedaban ellos con el margen de los intermediarios o porque descubrieron que, además de la ‘ayuda’ para las campañas electorales, podían imponer un peaje extra tras cada adjudicación de obra o contrato, como el 3% de Cataluña. Las empresas seguían aceptando el chantaje, porque al fin y al cabo, se trataba de una ‘tasa de éxito’, pagaban por un negocio cierto, y además, podían repercutir ese coste en el precio de licitación o recuperarlo con los reformados y modificados de obra.
Eso que ahora nos escandaliza era un coste más del sistema político. Y los pocos que tiraron de la manta se encontraron con fiscales muy poco proclives a investigar, jueces muy recelosos de meterse en problemas y una opinión pública que prefería votar con la nariz tapada, hasta el punto que los casos de corrupción aflorados eran santificados por las urnas. Basta ver el de Jesús Gil en Marbella, que obtuvo 21 concejales de 27, o los alcaldes cántabros de las viviendas ilegales, que acumulaban más votos cuantas más sentencias les caían encima.
Estamos en otra época, y esa es la única diferencia. Empezó cuando a Felipe González, acorralado por los escándalos de Juan Guerra y Filesa, decidió crear la Fiscalía Anticorrupción, una figura de la que nadie pensó que tendría tanto recorrido. Tanto que ni siquiera el propio fiscal anticorrupción más reciente se ha librado de convertirse en el alguacil alguacilado. Será que por fin se nos ha caído la venda o que ahora tenemos la piel más fina.


Alberto Ibáñez
Cantabria Económica © 1996-2018 Todos los derechos reservados.