Cantabria económica
Inicio ::: Suscripciones ::: Publicidad ::: Ediciones del Norte ::: Contactar






Artículos
Editorial
25 años

30 años de Global Steel Wire en el Grupo Celsa
La empresa ha entrado en productos de alto valor añadido y da empleo a 920 personas en Cantabria

LA CHAPA DE ACERO LACADA YA SALE DE SANTANDER
La planta de bobinas prelacadas CSS no podrá acogerse a los beneficios de la zona franca pero arrastrará más inversiones

Masivo respaldo del empresariado en el aniversario de CANTABRIA ECONÓMICA
Casi medio millar de personas acudieron al evento

Cómo hemos cambiado
Los equipamientos públicos y el acceso de la mujer al poder han cambiado la región

Bezana, único municipio cántabro entre los cien españoles de más renta
Santander está en el puesto número 671y Torrelavega en el 822

Los efectos menos buenos del Objetivo 1
La lluvia de millones de Bruselas se secó en 2007, lo que agravó nuestra crisis

Orense, el empresario paladín de la democracia
Uno de los mayores industriales cántabros del S XIX fue también uno de los políticos más avanzados

Una firma sevillana crea una franquicia basada en las ‘anchoas de Santoña’
Es el producto estrella de sus bodegas

‘La ilusión se consigue con pequeños detalles’
CAROLINA BARRILARO, FUNDADORA DE LA TIENDA DE CAROLA

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 (11...20)

Siguiente
SIEC: 40 AÑOS EN 40 OBRAS
Fecha: 08/12/2016



La crisis del petróleo provocó que la llegada de la democracia no coincidiese con un momento boyante para la economía española. Fueron años de inversiones públicas muy modestas o casi insignificantes, pero eso no impidió que una empresa vasca de maquinaria de obras abriese en Torrelavega una delegación, con un joven ingeniero técnico salmantino al frente, Juan de Miguel. La crisis se llevó por delante la empresa al poco tiempo, pero Juan de Miguel, con dos socios más, decidió crear otra en su lugar, con las mismas siglas (SIEC) aunque diferente nombre. 40 años después es unas de las principales empresas de la región y su presencia en el exterior cada vez es más notable. En estos momentos acaba de entregar el supermercado Mercadona de Oiartzun (Guipúzcoa) y está construyendo una gran tienda Decatlhon en Tánger.
En estos 40 años, SIEC ha participado en muchas de las obras que han cambiado radicalmente las infraestructuras de la región, desde la Ciudad del Transporte, en Santander, al Saneamiento de las Marismas del Asón. Entre ellas está la construcción de fábricas como Moehs, Fermacell o Tubacex; polígonos industriales, como los de Marina-Medio Cudeyo o el Parque Empresarial Besaya; la EDAR de Vuelta Ostrera; aparcamientos subterráneos; encauzamiento de ríos y numerosas carreteras. En esta larga lista no han faltado obras tan singulares como la finalización de la última fase del Hospital Valdecilla o el acondicionamiento de la Cueva del Soplao.
SIEC ha mantenido siempre una vía propia en el mundo de la construcción. Es de las pocas empresas del sector que nunca mostró interés por entrar en el negocio inmobiliario y una de las escasísimas de todo el territorio nacional que trabaja sin endeudamiento, algo que resultó vital cuando los bancos cerraron el grifo de la financiación. Esa misma circunstancia despejó su camino para conseguir el contrato de la finalización del Hospital Valdecilla y la explotación del edificio durante veinte años en UTE con Ferrovial. Los demás candidatos se fueron retirando o no consiguieron la financiación para abordar una obra de cien millones de euros, dentro de un macrocontrato que, con los servicios complementarios, tiene un monto global de 760 millones de euros.
Juan de Miguel, que sigue al frente después de 40 años, puede aprovechar ahora esta experiencia en la gestión de centros hospitalarios para abrirse paso en un negocio con unas importantísimas expectativas, si se tienen en cuenta las dificultades que están teniendo las administraciones públicas para abordar estas inversiones en equipamiento sanitario con sus propios recursos.
A pesar de la relevancia que ha conseguido, y de haber entrado en otras actividades, como la hostelería-turística o los centros deportivos, SIEC sigue siendo muy cautelosa en todos los pasos que da –de hecho, sigue sin materializar su viejo propósito de cambiar de sede–. Este ha sido el año de su asentamiento en Marruecos, donde encuentra un mercado casi virgen en infraestructuras, y ha ampliado su perímetro nacional, con obras relevantes fuera de la región.
En la actualidad, el Grupo SIECSA, en el que se integran también las actividades de sus participadas, tiene 340 trabajadores (125 de ellos de la constructora) y factura 61,5 millones de euros (2015).
La empresa sigue siendo familiar y siempre ha tenido una política de dividendos muy conservadora (nunca ha distribuido más de un 10% de los beneficios). Esa fortaleza de capital ha propiciado que la crisis le afectase mucho menos que a otras compañías del sector, lo que no evita que se resienta de la bajísima inversión pública y privada o que algunos de esos trabajos se consigan a costa de reducir los márgenes de rentabilidad.
Uno de los motivos de satisfacción más recientes ha sido el convertirse en una de las primeras empresas del país que ha certificado su Sistema de Gestión de la Responsabilidad Social.

Cantabria Económica © 1996-2017 Todos los derechos reservados.