Cantabria económica
Inicio ::: Suscripciones ::: Publicidad ::: Ediciones del Norte ::: Contactar






Artículos
Editorial
Autoengaño

El gran salto de Gomur
Con la compra de Talleres Martínez se convierte en una de las primeras firmas nacionales de mecanizados

AMICA EXTIENDE SU EXPERIENCIA A VALENCIA
Después de recibir una finca de 400 hectáreas

Uvesco inaugura en Castro Urdiales una gran plataforma logística
Distribuirá productos frescos a los 114 supermercados del grupo BM en Vizcaya y Cantabria

SIEC: 40 AÑOS EN 40 OBRAS


LOS HOSTELEROS FESTEJAN SU MEJOR EJERCICIO EN MUCHO TIEMPO
Por tercer año consecutivo, crece con fuerza la facturación y mejoran los resultados del sector

Isabel Vega, del Club Marisma, Premio Mujer Empresaria
Pronto abrirá un gimnasio en Barcelona

‘Aprendo todos los días’
Pilar Castillo, gerente de Buzonpubli

Las mujeres cobran un 28% menos en Cantabria


Panusa vuelve a ampliar su planta de Guarnizo
Creará 40 nuevos puestos de trabajo

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 (11...20)

Siguiente
Un grupo chino será el propietario de la planta de basuras de Meruelo
Fecha: 08/10/2016

ACS vende su filial Urbaser

Dentro de su política de venta de activos para reducir el endeudamiento, ACS se ha desprendido de su filial de medioambiente Urbaser, propietaria, entre otras muchas instalaciones, de la incineradora de basuras de Meruelo, en la que se convierten en energía buena parte de los residuos urbanos de la región. El comprador es el grupo chino CNTY, que ha aceptado valorar Urbaser entre 2.212 y 2.463 millones de euros, en función de varios parámetros.
Desde comienzos del año pasado, ACS estaba buscando un comprador para esta filial, después de haber enajenado su participación en Iberdrola; parte de sus renovables, con la salida a bolsa de su filial Saeta Yields; algunas de las concesiones que tenía en el exterior y sus acciones en la concesionaria de infraestructuras Abertis. Finalmente, Urbaser será para el grupo chino CNTY, que ha creado una filial denominada Firion Invest para la tutela de su nueva compañía.
En Cantabria, Urbaser tiene la contrata del mantenimiento de las zonas verdes de Santander, para lo cual cuenta con una plantilla de 130 personas, y la de Camargo (33 empleados), además de ser propietaria de la planta de tratamiento integral de residuos urbanos de Meruelo, una macroinstalación abierta en 2006 y que desde mucho antes ha estado rodeada de polémicas. Adjudicada por el Gobierno de Gestión en 1991, el contrato fue anulado seis meses después por el Gobierno entrante, presidido por Juan Hormaechea, y recuperado posteriormente en la época de Martínez Sieso, aunque en unas condiciones que otro gobierno posterior, presidido por Miguel Ángel Revilla, consideró “leoninas”. Tanto que se planteó recurrir ante los tribunales para tratar de anularlo por su enorme impacto en las cuentas regionales, bajo la figura legal de ‘lesividad’ para los intereses de la comunidad autónoma.
La sangre no llegó al río y el Gobierno regional optó, finalmente, por dar por bueno el contrato, siempre que la compañía correspondiera con un gesto, trasladar a Cantabria la sede social de la planta, de forma que la autonomía podría resarcirse de parte de lo que pagaba a través de la recaudación de algunos impuestos, como el IVA, en el que participa a medias con el Estado. De esta forma nació la sociedad Tircantabria, una de las principales de la región por facturación.
Además de la incineradora, que puede tratar 250.000 toneladas de basuras al año, Urbaser tiene una planta de compostaje aneja, con capacidad para 120.000, que comenzó a operar en 2002. La compañía también explota el rendimiento energético que produce la incineración de residuos, a través de una planta de generación eléctrica de 10MW de potencia. Fuera del complejo de Meruelo, explota la estación de transferencia de El Mazo, en Torrelavega.

Cantabria Económica © 1996-2017 Todos los derechos reservados.